sábado, 20 de diciembre de 2008

HONDÓN DE LOS FRAILES



Por Ramón Fernández Palmeral


Antecedentes geográficos

Hondón de los Frailes es un pueblo al suroccidental de la provincia de Alicante, en la comarca del Medio Vinalopó, situado al pie de los contrafuertes de la Sierra de los Frailes con la Sierra de Crevillente (827 metros de altitud). Cerca se halla la primitiva villa romana de Inlumbam, hasta la que llegaría entonces la diócesis de Bigastro. Limita con Albatera, Hondón de las Nieves y Orihuela. Hondón de los Frailes constituía en el siglo XVII una aldea perteneciente a los jesuitas de Orihuela. Hasta 1707 perteneció a la Gobernación de Orihuela, pasando a formar parte en dicho momento del Corregimiento de Orihuela hasta 1833. En 1840 se segregó de Redován, incorporándose al municipio de Hondón de las Nieves, y permaneciendo adscrito a éste hasta 1926, fecha en la que obtenía su independencia municipal.

Tiene una extensión de 12,6 km² y su clima es mediterráneo árido. Se encuentra a 415 metros de altura y 45 km. de Alicante. Cuenta con 883 habitantes, según en ceso de 2004, su Código Postal es 3689. Su patrona es la Virgen de la Salud. El último fin de semana de agosto son las Fiestas Patronales. Bendición de animales el día de San Antón (17 de enero) y Romería a San Isidro (15 de mayo).

Predomina en esta población la agricultura de secano, siendo los principales cultivos los viñedos (uva embolsada que se recolecta en diciembre), los olivos y los almendros en flor virginal de bodas con el campo. Canteras de áridos para la construcción de urbanizaciones. Más de la mitad de su población activa está empleada en actividades agrarias (65%), mientras que un porcentaje más reducido (25%) trabaja en el sector secundario, y tan sólo una pequeña parte de la población (10%) se dedica a las tareas propias del sector terciario. Especialidades gastrónimicas son el arroz con conejo, o el arroz con caracoles, y las pelotas, que podrían ser de origen murciano.

Uno de los acontecimientos más recientes fue la celebración en el año 1989 del Segundo Centenario de la traída de la Virgen de Redován a Hondón de los Frailes. En su momento fue acompañada por la gente de Hondón, Cófer y Barbarroja en procesión.

Es la guarida del Grupo la Tortuga, (un Grupo Antimilitarista de Elx) que denuncian el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que pretende hacer de este pueblo apacible un dormitorio para 15.000 habitantes. Cuando en realidad no se dan las circunstancias urbanísticas, medio ambientales, acuíferas de la zona. Cuando por todas parte de los balcones del pueblo de ven cartel de: «Júcar-Vinalopó, ¡YA! ¡¡Nuestros acuíferos nos pueden esperar!!»



El viaje a Hondón de los Frailes.

El sábado día 11 de Febrero del 2006 salí de Alicante a eso de las diez de la mañana, tomé la autovía dirección Madrid, antes de llegar al puerto del Portichol, han construido, recientemente, un carril de incorporación, un desvío para la gasolinera y para Aspe y Elche, pasado Alenda Golf, tomé este desvío y la carretera de Aspe, que ahora evita el peligroso cruce con dirección a Elche. Dirección Aspe los almendros han sacado la flores blanca y violetas de su mejor ajuar, tambien se retuercen envidiosos y viejos algarrobos; los ciclistas vienen en dirección contraria, es sábado y no hay camiones, la gente descansa y hacen deporte, el más duro de todos ellos. Paso por el centro de Aspe continuó dirección Elche, y por debajo de un paso elevado a la derecha aparece el cartel de Hondón de las Nieves, hay un vivero, un olivo milenario de un tronco gigantesco como los de Mallorca en el museo del olivo en Manacor. Aparecen un valle, los parrales sarmentosos sin podar, el cielo tiene una niebla gris, al final del valle aparece un pequeño puerto, que una vez coronado veo una gran cantera no de mármol sino de áridos, en uno de los extremos han colocado un murallón de tierra que han sembrado de pinos, al menos intentan recuperar el paisaje amputado.

Me encuentro un cartel a una pedanía o paraje Tolomó se llama, hay urbanizaciones de nueva construcción a derecha y a izquierda, cuando llego a la gasolinera Repsol ya se ve la cúpula azul y la torre de la iglesia de Hondón de las Nieves muy grande, muy elevada, pero mi intención es ir primero a Hondón de los Frailes, y llegar al límite de la provincia con Murcia. La calzada se estrecha en la travesía que pasa por el centro de Hondón de las Nieves, me paro en el semáforo de un paso estrecho, un hombre mayor me saluda con el bastón en la mano, a lo mejor se cree que soy un mal conocido, hay un señal de tráfico que dice: peatón, paso elevado, se refiere a los badenes artificiales pintados de rojos anaranjados con pasos de cebra, que están por todas parte. A la derecha está la ferretería «El Martorell». Pasado Hondón de las Nieves, la carretera pierden los arcenes, me encuentro carteles de situación de: Bayón, Ronquera, Simola, Rosalea, La Calanosa a 4 klm, Rebalso, veo otra espectacular cantera de áridos, viveros de olivos viejos, se ve que los olivos de esta zonas se venden para jardines, paso Casas Galiana, desde lejos no merece la pena entrar, cerca de la curva mala, tan mala que tienen en el centro unos bornes verdes de plástico, me encuentro a un hombre con un garrafa en la mano. Ya estoy en Hondón de los Frailes, pero sigo la carretera hasta el límite de provincia, al regreso será cuando pare en el pueblo, la experiencia me ha demostrado que es mejor hacer el recorrido al revés, es decir, ir al final de tu camino, y luego al regreso pararse en los pueblos, pues de lo contrario uno no regresa nunca a Alicante.

Pasé por la puerta del Restaurante «El Fogón del Fraile», con fachada roja bermellón oscuro, tiene un buen aparcamiento, había una concentración de motos de gran cilindrada, me llamó la atención y aparqué. Entré dentro del hogar de los hombres de cueros negros, motoristas que hablaban alemán, un buen ambiente deportivo. Como la pareja de camareros atendían a los moteros, salí del restaurante sin tomar nada.

Llegué a la Barbarroja (en algunos planos figura como Barbarrioja), una pedanía que ya es de Murcia, le hice una foto a la capilla, que tiene en su fachada un azulejo de una Virgen cuyo nombre no puede leer, y otro azulejo de un Cristo del Gran Poder, que me recuerda al Gran Poder de Sevilla. La gallinas, los gatos y algún perro se pasean mansos como si toda por las callejas fueran suyas, una mujer sale a la puerta la oí el ruido del motor de mi coche. Son casas antiguas, casas viejas donde se respira un ambiente agrícola.



VISITA A HONDÓN DE LOS FRAILES

Visité el pueblo de Hondón de los Frailes un día nublado (11-02-06), eran las once de la maña, entré por la calle de la parte posterior de la iglesia, y aparqué en la calle Beato Antonio Clavet. Hice unas fotos a la iglesia y a las hornacinas de la puerta: Virgen de la Salud y San Antón. La iglesia está dedicada a la advocación de la Virgen de la Salud, su puerta se leva tras unos escalones, la han pintado de gris, en la acera unos árboles me impiden verla bien, en el tejado, en la cúspide del triangulo de las dos aguas, se ve una imagen de un Corazón de Jesús. Continuó la calle que es la de Juan Carlos I, y me encuentro el edificio del Ayuntamiento, son las once menos diez en el reloj. Es sábado y está cerrado, no puedo tomar una guía en Información y Turismo. Continúo la calle hasta una plaza ajardinada con una fuente, aquí ha otro Ayuntamiento, mejor decir, otro edificio, es nuevo se inauguró el 13 se agosto del 2005, por el Presidente de la Diputación don Joaquín Ripoll Serrana, siendo alcalde don Eleuterio Jover García, ambos del PP. El municipio tiene 7 concejales, en el municipio nº 0307801.

En el jardín se levanta una pequeña cruz, la Cruz de los Caídos, que aún conserva en la parte posterior, un relieve con el águila imperial, al menos han tenido el detalle de ponerle en el centro el escudo constitucional con la corona y las dos columnas de Hércules. Pasean por la calle muchos extranjeros, uno de ellos, delgado y con barba rubia llama a un perro callejero que no le hace caso y cruza la carretera. Otros apasean con el libros sagrado en la mano, se parecen a los Mormones, como es sábados seguramente le ha tocado el apostolado. Paso por un cartel de Información y Turismo me llama la atención una foto de la Ermita de San Antón, le fuego fui a visitar, situada a las afueras, en un cruce de caminos donde hay un Stop.

Continuo caminado hasta el cruce donde está el Estanco, entro dentro a pedir una guía el pueblo, no tienen, me enseñan un plano que está en la pared, no me sirve. Es hora de tomar un café, el bar es el mejor lugar donde oír la voz del pueblo, entré en uno que está en la carretera CV. 845, es el Bar Pepín. Entré al bar, parecía limpio, claro de luz, no muy grande, parecía casi un pub inglés con puerta de cristales decorados, a la entrada había cuatro mujeres sentadas a la mesa en franca charla de mañanas con tostada con aceite. Una de ella era la estanquera, era la estanquera porque antes estuve en el estanco y la vi despacahando, uno que hace esquina. Cuando pedí la guía, la chica me remitió al cartel de turismo que hay en la Plaza de Juan Carlos I, la calle principal donde está el Ayuntamiento viejo, número 20. Porque este magnífico y tranquilo pueblo tiene dos edificios consistoriales el viejo y el nuevo. El Ayuntamiento no tiene página web, que yo haya encontrado.

La barra del Bar Pepín es de aluminio, frente a la barra hay un San Cristóbal, y colgado del techo un gran cencerro con collarín de un burro, de los típicos que hacen sonar cuando dan propinas. Yo pedí un descafeinado de máquina con sacarina, el camarero, hombre de unos 50 años, de tez morena y pelo algo canoso, tenía acento extranjero, inglés quizás, 1,40 € pagué, y dejé 10 céntimos de propina, pero no tocó el cencerro, qué iba a tocar por 10 céntimos, nada de nada se merecía mi mísera dádiva.

A los pocos minutos entró un nombre metido en años, 73 años me dijo después que tenía, era seco pero recio, ágil de mente, no se quitó la gorrilla de visera y pidió una caña de cerveza, mientras dirigía la mirada a una máquina tragaperras donde jugaba un hombre.

Entramos en conversación por el principio mal elemental, el de hablar del tiempo.

­–Hoy hace frío, con esta humedad que tenemos.

–Pues yo no tengo frío –respondió el setentón vivaracho con ganas de hablar y sobre todo con un forastero como yo.

–He visto muchos extranjeros en este pueblo.

–Ha venido mucha gente extranjera. ¿Ha visto usted las urbanizaciones que hay encima del pueblo? Cada día más, este pueblo vivía de la uva y ahora de la construcción. Los Plenos del Ayuntamiento son divertidos por las tramas urbanísticas.

­Al menos estos pueblos son muy tranquilos –pregunté para cambiar un poco la conversación porque mi interés no radica en los planes urbanísticos.

­Aquí se vivía muy tranquilo en los tiempos de Franco, uno tenía la puerta abierta y no pasaba nada, ahora no se puede ir ni a los cajeros a sacar dinero, te atracan, hay mucha delincuencia y como entran y salen de la cárcel como si fuera su casa… Cuando yo hice la mili, me mandaron a Mahón a custodiar una cárcel que allí había, y a los presos le hacían trabajar, yo no vi que le pegaran a ninguno, pero creo que la vara funcioanaba de lo lindo.

–¿Cuando hizo usted la mili?

–Yo la hice entre 1955 y 1956, yo tengo ya 73 años. Una sola vez me dejaron venir, y solamente estuve 4 días aquí, aunque yo soy nació en El Rebalso.



El setentón de la gorra con visera, tenía ganas de hablar y hablar, yo le dejé todo el tiempo que pudo, me contó que las tierras de Hondón de los Frailes estuvo siempre muy repartido, no como en otros pueblos o como La Romana que era casi todo el valle del mismo señor, uno que tuvo siete hijas todas discapacitadas. Ahora tenían el problema de agua, hubo muchos pozos que ahora se han secado, el pueblo pide agua, lo demuestra una pancarta donde piden el trasvase del Júcar-Vinalopó. Luego le pregunté dónde podía comprar vino, y me mando a la Cooperativa de la Virgen de la Salud, a la entrada del pueblo. Esta fue mi destino cuando salía de Hondón de los Frailes dirección Hondón de la Nieves. Se sitúa la Cooperativa a la izquierda pasada la gasolinera Dineff. La puerta estaba abierta, a la derecha tres grandes barricas de color rojo, barriles para vender, a la izquierda un mostrador, una mujer me atendió, pedir una garrafa de vino ¿Cómo lo quiere, blanco, tinto, mistela, para comer de 13 o 14 grados? Yo le pedí uno de 13 grados, me trajo una garrafa de plástico sin etiqueta. Además compré una botella con la etiqueta de color crema decorada con un sol arriba con la orla de Bodega Cooperativa Virgen de la Salud. En el dentro un dibujo con viñas con, que dice «de los frailes». Un vino tinto de mesa.

Cuando pagué mi cuenta, le pedí permiso para sacar unas fotos de la bodega y así lo hice, porque me gusta dar testimonio de la realidad actual, del presente.

Luego continué la carretera dirección Hondón de las Nieves.



RUTA 47 DE ALICANTE

HONDÓN DE LOS FRAILES:

ÁREA DE INTERÉS ARQUEOLÓGICO SENDA LOS MOROS (EN ESTUDIO-POSIBLE POBLADO ROMANO DE INLUMBAM)

MUSEO EXPOSICIÓN DE RESTOS ARQUEOLÓGICOS ROMANOS Y ÁRABES (CENTRO SOCIAL POLIVALENTE. AVDA. BLASCO IBÁÑEZ, 10-A)

PARAJES: CUEVA DEL SASTRE (CARRETERA DE ALBATERA)/ CUEVA DEL SENTENERO (EN LA SOLANA ALTA)/ PARAJE LA PISTA (EN EL COLORADO) (RUTAS A PIE)

RUTA SIERRA DE LOS FRAILES O DE LA SOLANA: ESPARTALES (A PIE 1'5 HORAS DESDE EL PUEBLO)

RUTA SIERRA DE CREVILLENTE: ASCENSO AL PICO SAN CAYETANO (SANT GAIETÀ) (A PIE 1'5 HORAS DESDE EL PIE DE LA SIERRA) (ACCESO DESDE CV-845 DIRECCIÓN HONDÓN DE LAS NIEVES + PISTA A LA DERECHA FRENTE AL EDIFICIO DE LA COOPERATIVA)

2 comentarios:

  1. Hondamente impresionada por este blog, escribo para agradecer el viaje.
    Un abrazo
    Susana Lizzi

    ResponderEliminar
  2. Ahroa quiero documentar los viajes con videos, Ahora he hecho el de Orito.

    ResponderEliminar